T. A. O.

Inicio » Fanatismos

Fanatismos

 

La biología hace que tendamos a seguir al lobo alfa, porque creemos que en ello va nuestra vida, porque fue un mecanismo de supervivencia para la manada de seres irracionales y pre verbales. Pero ya no somos homínidos, eso ya pasó, por lo que podríamos, si nos lo propusiéramos, trascender esa mente biológica y lo más difícil: también la mente racional. Igual pasa con todas los otros determinismos de la biología: mientras nos identifiquemos con ellos.

En las sectas hay lobo alfa (gurú) y muchos lobitos secundarios castrados llamados acólitos incondicionales,  víctimas de creer no ser nada si el jefe no les reconoce como tales. No es culpa del gurú que generalmente es erigido en tal pedestal por ellos mismos, los verdaderos responsables de que perdure la secta son los acólitos. Las sectas son manadas que se rigen por las leyes de la selva, la principal  “querer imponer mi verdad, mi territorio, mi dominio, mi poder…” ante los no incondicionales.

Tener la razón no da la felicidad y querer imponerla mucho menos. Aconsejar si nos lo piden es sano, pero todo lo demás es el “fanatismo” de creer pertenecer a la mejor manada de homínidos psicobio – “lógicos” del mundo. Ser muy listos no nos servirá para nada pues de esa mente racional también nos tenemos que des identificar si queremos el cambio de conciencia. Y siempre estos defectos serán los que impidan el simple y saludable cambio que ya deberíamos estar practicando.

Sólo seré incondicional a una sola manada, la que en un futuro sea única, aquella llamada  “humanidad”.