T. A. O. "Labore et constantia"

BLOG

Nescencia e Ignorancia

Nescencia proviene  del latin: ne- no, ausente, no presente, y –nesciere significa saber, de donde proviene la palabra ciencia. Estas dos raíces forman “nesciere” que es “no saber y no entender, pero con la connotación de que la información específica, que puedes estar teniendo el deseo de entender, está completamente ausente y tu no puedes agregar esa información”. No hay culpa por tanto para nadie que sea nesciente.

Ignorancia proviene del verbo latin “ignorare” que significa “no saber” pero en una connotación completamente diferente: “incluso teniendo la información necesaria delante, porque has deliberadamente hecho oídos sordos a esa información”. En definitiva la persona ignorante sí es “responsable” de no saber y eso si conlleva culpabilidad moral.  Estamos en constante ignorancia en nuestra sociedad porque estamos nadando en información.

Los dormidos estaban hipnotizados (Hipo- significa debajo o suprimido, y gnosis significa conocimiento) porque su conocimiento fue suprimido: eran nescientes. Pero sólo hasta que les ponemos el conocimiento delante, una vez hecho eso muchos no lo quieren aceptar porque les duele, por lo que de ser dormidos y estar hipnotizados pasan a ser, por voluntad propia, ignorantes. Dejan de merecerse ya ser considerados por nosotros como pobres víctimas porque, si siguen siendo ignorantes, ya sabemos que es porque lo han elegido ellos. Los dormidos ya no están dormidos, sino que ahora están durmiendo (y para el que no entienda la diferencia: es la misma que hay entre estar jodido o estas jodiendo, nunca mejor dicha esta ultima palabra, porque lo están haciendo en su acepciones: “molestar, fastidiar,destrozar, arruinar, o echar a perder”.

Estamos perdiendo nuestras libertades naturales inherentes porque muchos no quieren hacer la transición para aprender, y deciden dormirse. La verdad ignorada no es una opción, es una decisión voluntaria que esta gente está haciendo, una decisión por la que sí pueden ser responsabilizados de lo que está pasando, lo que están “permitiendo” que se haga en su nombre porque han decidido ignorarlo.

 

Pero es que además,  asimilar el conocimiento y entenderlo aunque necesario al principio no es suficiente.

Si queremos crear cambio se requiere consecutivamente actuar porque así es sólo como las leyes de atracción pueden funcionar: con la acción.

Cada uno necesitará alcanzar  el cambio individual antes de poder actuar en consecuencia.

Y el cambio tiene que estar en la mayoría de nosotros para que se exprese en el agregado.

En eso consiste la elección a la que se enfrenta la humanidad, porque el resultado aún no está decidido.

Anuncios

Congreso “Salud censurada. Por la libre elección de terapias”.

Dentro de este congreso que se celebra los días 27, 28 y 29 de septiembre 2019, ver este link, daré una conferencia el sábado 28 a las 11:30. Conferencia: Medicina científica versus medicina oficial versus verdad.

Se agradece a los organizadores la oportunidad que nos dan para expresarnos, pues parece ser que los afectados no tenemos derecho a un debate justo en medios “oficiales”, que son por tanto parciales.

Dado que se alude siempre, además de al insulto, a que lo suyo es lo bueno por ser lo científico hablaremos de estos temas. Pero la frase anterior ya tiene ya dos falacias: 1º: lo científico no es siempre lo bueno, ni es la única verdad, y 2º lo suyo no es ni siquiera científico…

Con la ciencia convencional los avances en medicina fueron evidentes, pero desde inicios del siglo XX el sistema fue secuestrado por intereses no científicos. Ahora lo que hay es ciencia oficial, esta es parcial y por tanto pseudocientífica, y además está determinando un freno para el cambio de paradigma.

La campaña “anti”.

Medicina y medicamento. Terapia y seudoterapia.

Para informase qué es ciencia. Ver las intervenciones de Jaime Garrido sobre todo.

Sobre el modelo biomédico actual.

Némesis Médica. Ivan Illich

Salud.

 

 

 

 

Intensidad, masa de conflicto y conflicto en suspenso.

Cuando tenemos activado un programa, por un DHS, estamos en fase de conflicto activo mientras la situación en el entorno que originó dicho DHS nos siga afectando. Este conflicto, o sentir biológico, tiene una intensidad y cuanto más se alargue mayor será lo que llamamos masa conflicto.

Intensidad o actividad de conflicto:

La intensidad de conflicto es la importancia que tiene el problema para nosotros “en cada momento” mientras el conflicto existe. Esta intensidad se representa en la gráfica con la altura de la curva roja (en la fase del conflicto activo): a más altura más intensidad de conflicto en ese momento temporal. La intensidad de este va variando en dependencia de ciertos factores que vive el individuo y por eso la representamos ondulada.

Fuente: Björn Eybl. Portfolios for seminars (freeware).

(más…)

LA NUEVA BIOLOGÍA Y MEDICINA

Los “sistemas” vivientes son un todo cuya estructura específica deriva de la interacción y de la interdependencia de sus partes. No son una máquina independiente del entorno. Otro aspecto es su naturaleza dinámica: las células, o cualquier organismo viviente, tienen que comprenderse desde el punto de vista de los procesos que reflejan la organización dinámica del sistema. Así mismo un organismo viviente se auto-organiza, aunque a la vez tenga interacciones con el entorno (como el intercambio de energía y de materia). Aunque también, como descubre Hamer, los intercambios “sociales” en los seres superiores que también influyen en su salud.

Es decir, los organismos vivientes reaccionan a los cambios del ambiente y esto es lo que aprendemos en Nueva Medicina o 5 Leyes Biológicas. No es que las “enfermedades” vengan de “no se sabe dónde” (idiopáticas), pues ya sabemos porqué se activan los programas que dan lugar a esos síntomas. Además de saber la explicación de muchos de ellos, si no la mayoría, explicación que antes la medicina no entendía. Los organismos vivientes reaccionan a los cambios del ambiente mediante consecutivos tipos de adaptación.

(más…)

En qué consiste nuestro primer curso de NMG

La NMG precisa de un cambio de paradigma, esto significa que hay que descartar creencias antiguas para poder aceptar nuevas. Nuestra mente sólo puede pensar (funcionar) con creencias, que son como los ladrillos con los que se construyen nuestros razonamientos y conclusiones. Si no cambiamos estos componentes no podemos cambiar de paradigma y nuestras respuestas seguirán siendo similares a las que llevamos teniendo toda la vida, iguales que las de cualquier persona que vivía hace un siglo.

Los que controlan el sistema (universidad, sanidad, medios de adoctrinamiento, instituciones y economía) pretenden que no cambiemos de creencias y, para ello, se encargan concienzudamente de afianzárnoslas. Son creencias que vienen del siglo XIX, y saben que, si continuamos con ellas, no se tambaleará su statu quo. En salud tienen que apuntalar periódicamente creencias como: la teorías de la causa de la enfermedad en algo inevitable y peligroso como la teoría de la infección, o la de la causa genética (que nadie ha demostrado en el 99,9% de las enfermedades). Y también hay que evitar que la gente sepa gestionarse, y así se ha conseguido eliminar de nuestra cultura la medicina popular y tradicional, la de nuestras abuelas y madres. Debemos ser dependientes del sistema y ahora una persona adulta acude a él hasta por sentir picor en la garganta. Al que intenta salirse se le amenaza con el riesgo de muerte si no hace lo prescrito. Y el que no lo hace se encuentra desasistido cuando necesita ayuda física, social o económica, porque se le proponen cosas contraproducentes con sus nuevas creencias y si no las acepta se le niegan las que necesita en ese momento. Muchos vuelven a caer ante el diagnóstico o el pronóstico ominosos, y entran de nuevo en la rueda de la medicina del pánico.

Hay medicinas de varios tipos: tradicional, científica (medicina de la patología), biológica (que es la que estamos difundiendo) y “otra”, que no es científica, sino manipulativa y que llamamos medicina del miedo (ver esta charla para ampliar). No estamos en contra de la medicina científica, estamos en contra de esta pseudomedicina a la que nos hemos referido en último lugar.

Si conseguimos cambiar poco a poco las creencias erróneas podremos mejorar nuestra autosuficiencia. Ello no se consigue en un curso, sino que hay que estudiar, contrastar, observar…, para, al final, poder sentir la nueva verdad. Mientras no la sintamos no hay nada que hacer. Estudiar racionalmente nueva medicina no te asegura cambiar de paradigma, pero si es el primer paso “necesario” e inevitable para ello. Si no, siempre seguiremos en la creencia de la necesidad absoluta del “remedio externo” que nos salva de “lo maligno”.

En este primer curso que damos, los días 26 a 28 de julio de 2019, intento que la gente entienda cómo se activan los programas biológicos, cómo funcionan, cuándo  producen síntomas que consideramos una enfermedad, y cómo se resuelven si no hay interferencias o situaciones contraproducentes. Es un curso sobre las bases del cambio de paradigma: las cinco leyes biológicas, la nueva interpretación de los síntomas, el funcionamiento de nuestro sistema nervioso y, sobre todo, como participa nuestra mente consciente, nuestro pensamiento y nuestras emociones pudiendo dar lugar a círculos viciosos en los que todos estamos inmersos y que determinan que nuestras enfermedades se agraven o cronifiquen. Mira el temario en el link anterior.

Para evitar esto último hay que cambiar costumbres y pensamientos, sin cambio no hay curación, implica evitar la culpabilización externa, y conocer que todo tiene un sentido y que la naturaleza no va en contra de nosotros, y que activa mecanismos de supervivencia que son reversibles.

No se cambia en dos días, debemos trabajar un poco y no dejar todo en manos del otro o del sistema, no hay más remedio que aprender estos conceptos si queremos “empezar” a cambiar algo. Estoy cansado de gente que viene a los cursos para aprender una terapia, porque, por su carácter (cosa que se estudia en tercer nivel) necesitan sentirse ayudadores de los demás. Como entender el cambio de paradigma cuesta, se cansan al ver que esto no es una terapia ni un remedio externo instantáneo y fácil. Porque aunque te aprendas todos los conflictos de “memorieta” no conseguirás curarte si no entiendes el funcionamiento de tu carácter, la influencia de los prejuicios culturales o el acoso de nuestros miedos o las amenazas. No se trata de sabérte toda la teoría, se trata de entenderla en su parte básica, no de memorizarla.

Es cierto que si los médicos supieran esto todo sería más fácil, pero también lo es, que todo sería más lento, porque entonces querríamos que nos curaran con su nueva técnica sin nosotros entenderlo, y realmente, esto no sería cambiar de paradigma. Se trata de que la persona se empodere, vaya perdiendo miedos, y vaya comprendiendo qué le conviene y qué no le conviene, de que aprendas como funciona nuestro cuerpo y nuestra psique. Si quieres aprender te recomiendo estos cursos, al menos el primero para irte introduciendo en el tema, pero si quieres encontrar la terapia mágica (panacea) haz cualquiera de los muchos otros que son publicitados como tal, aunque te aseguro que no la encontrarás.

Porque el remedio externo “que cura a todos” no existe ni existirá, y porque si no hay sabiduría solo habrá manipulación o malentendidos. Sé que es complicado, incluso veo que mucha gente que conoce la NMG  hace décadas, no lo entiende del todo, o también, que hay otros que lo han interpretado como les ha venido en gana, u otros que simplemente lo han criticado sin intención constructiva alguna porque les crea mucha disonancia cognitiva y amenaza su seguridad económica.

Yo solo sé que es necesaria, aunque no sea suficiente y precise también estudiar otras cosas, pero también sé que no se entenderán suficientemente estas otras cosas, incluída la medicina convencional científica, si no se conoce el funcionamiento de nuestro cuerpo entendido por esta también medicina científica que es la NMG. la NMG nos explica cómo funciona nuestro vehículo material, nuestra encarnación, que se rige por una leyes biológicas.

EVOLUCIÓN, RELACIONES SOCIALES HUMANAS, Y BIOLOGÍA.

Con la Nueva Medicina entendemos la evolución de una forma más completa, y aprendemos porqué tenemos ciertos comportamientos, es decir, de donde vienen evolutivamente, o como se crea el carácter de cada persona.

Este articulo se divide en:

1ª PARTE. Conceptos de evolución.

2ª PARTE. Los programas ectodérmicos y sus conflictos.

(más…)

La desacertada palabra conflictolisis.

Lisis significa: “resolución natural de una enfermedad”. Nosotros usamos el término “conflictolisis” (c.l.), porque así lo bautizó su descubridor, para denominar a la “desaparición natural del síntoma psíquico sentir biológico”.

En este tema nos pararemos en describir cómo conseguir las “conflictolisis” (c.l.). Es decir, en cómo resolver “la situación que creó el DHS”. Desgraciadamente la palabra es equívoca, porque c.l. no es resolver “el conflicto”, Ud. no se tiene que “tratar” ningún conflicto, lo que necesita primero es entender, y después actuar de la manera más conveniente en su caso.

La “conflictolisis” (c.l.) no consiste por tanto en resolver un conflicto psicológico ni emocional. esta sin embargo se consigue cuando se hace lo necesario para que haya un cambio inconsciente que nos permita pasar de la fase en la que hay un sentir como síntoma (no como causa), a la fase en la que ya no hay esta clínica psíquica (aunque si otra física que también hay que conocer).

Desde ahora dejaremos de hablar de “conflicto”, porque ello lleva a error, y lo vamos a llamar “sentir biológico”. (más…)

Salud y enfermedad

La salud tiene varias dimensiones y todas ellas surgen de la compleja interacción entre los aspectos físicos, psicológicos y sociales. Salud y enfermedad son los extremos de un continuo, y nuestra biología construye su salud superando enfermedades.

Los organismos vivientes reaccionan a los cambios del ambiente mediante tres tipos de adaptación[1] que se dan a medida que el cambio se prolonga. La primera adaptación es fisiológica y aguda. Por ejemplo: una persona que se desplaza desde un lugar situado al nivel del mar hasta otro que se encuentra a una altitud elevada puede comenzar a jadear y a sufrir de taquicardia. En segundo lugar, si el cambio ambiental persiste, el organismo realizará una adaptación más lenta pero más efectiva que conlleva cambios físicos. Así pues, la persona que se encuentra a una gran altitud podrá volver a respirar normalmente después de un cierto período de tiempo. Esta forma de adaptación se conoce con el nombre de cambio somático. El tercer tipo de adaptación que poseen los seres vivientes es la adaptación de las especies en el proceso de la evolución.

Hamer descubre los programas biológicos, y ahora podemos comprender que estos tipos de cambios se deben a la activación de dichos programas, pero de diferentes maneras. Los cambios funcionales, incluso en ocasiones algunos cambios orgánicos (hiperplasia, atrofia y otros), se deberían a la activación de programas biológicos tisulares por demandas habituales o demandas no traumáticas, es decir, “dentro de la biología”. Sin embargo, cuando hay un problema en las relaciones con nuestro entorno que, en cierta manera, “se sale de lo habitual amenazando la supervivencia”, el programa se activa ahora de manera “especial” (Programa especial biológico, o EBS por sus siglas en inglés), lo que conlleva siempre cambios orgánicos (somáticos) en un intento de devolver la homeostasis (es decir con un sentido biológico). Con la particularidad de que, si el problema persiste o si se repite excesivamente, entonces como dice Kapra: “los cambios somáticos (aunque) siguen siendo reversibles, pero ya vuelven el cambio hacia adentro, y la acumulación de esta tensión interna puede, a la larga, dar origen a una enfermedad”.

Cuando el programa se ha activado de una forma “especial”, es decir, cuando ha habido lo que Hamer llama en su primera ley un shock psicobiológico (DHS), para evitar que el cambio somático excesivo de lugar a enfermedad peligrosa nuestra biología tiene varias posibilidades: la conflictolisis “a tiempo”, o si no, la minimización de conflicto o la constelación cerebral.

El gran malentendido ha sido creer que las enfermedades siempre se pueden curar, y que ello consistiría sólo, y siempre, en resolver el conflicto. Con ello, los que no han sabido comprender bien este descubrimiento, sólo han conseguido trasladar el concepto de malignidad quitándoselo a la “enfermedad” y ahora endosándoselo al “conflicto”, es decir, hemos seguido todos en el antiguo paradigma. El paradigma reduccionista de la causa única de la enfermedad, y de la causa externa que hay que combatir.

Lo único que se puede hacer actualmente es comprender todo en su conjunto: hacer un diagnóstico individual de la persona para el momento concreto, y también hacer un diagnóstico de su carácter, así como de su situación cultural y social. Para así, poder deducir la evolución más probable de su proceso según sus posibilidades (personales, culturales, sociales, etc.). Y, sólo en dependencia del resultado de la suma de todas estas variables, recomendar qué actitudes pueden ser las más adecuadas en su caso concreto.

 

Nota:

[1] FRITJOF KAPRA. El punto crucial. Capítulo 5: El modelo biomédico, páginas 147-148.

Estudios científicos verifican descubrimientos de Hamer

Para documentarlo valga la Entrevista al Dr Pere Gastón hecha el año pasado. Gracias también a Miguel Jara por publicarla. Me ha llamado mucho la atención y más en este periódico.

Pues existe otro doctor que demostró, entre otras cosas, “la relación entre la inflamación, el sistema nervioso y la neoplasiacomo parece ser se está ya demostrando, según dice este oncólogo. Esto ocurrió hace más de 30 años.

El Dr. Ryke Geerd Hamer expuso y demostró científicamente que “existe una comunicación entre sistema nervioso y cáncer”. Estos descubrimientos aun no son reconocidos por la oficialidad sin embargo la oficialidad ya dice cosas coherentes con lo que descubrió.  Según Hamer cuando hay un tumor, entendido como crecimiento de un tejido, es biología normal y entonces ,es lógico que el ambiente corporal lo permita. Lo que no se conoce aún son los mecanismos por los que ocurre esto. No obstante, es lógico que cuando hay un cambio epigenético, que es por un hecho en el ambiente del animal o persona, haya un cambio biológico.

La biología se adapta para que se pueda dar ese cambio físico, incluido el “ambiente corporal”. Me alegra que el Dr: Pere Gastón  hable de “ambiente corporal” ya que, hasta hace poco, decir que el ambiente podía tener que ver con la causa de la patología era criticado por la oficialidad que no aceptaba la teoría del terreno . Teoría que, sin embargo, ha sido defendida hace muchas décadas por los naturistas. Me alegra que ya se empiece a aceptar, ¡menos mal!, estamos cambiando de paradigma.

Siguiendo con los comentarios: no estoy de acuerdo con la hipótesis de que el tumor  agredería al organismo. De hecho, el concepto de malignidad es clínico, es decir: existe malignidad  si peligra la vida de la persona, y los cambios en el tejido no pueden considerarse indicadores “específicos” del posible comportamiento tumoral,vease por ejemplo los tumores pleurales que son iguales se comporten o no como  malignos. Porque la malignidad no es por el tejido en sí (teoría celular) sino sólo por las posibles consecuencias de tener el “tumor”, ya sea por su crecimiento físico y también, como Hamer descubre, por los cambios fisiológicos cronificados o en círculo vicioso (se explican despues las  causas) ver (*).

Tampoco hay “bandos” malos ni buenos, este lenguaje “bélico” es porque las primeras investigaciones en cáncer se hicieron por militares americanos. Los macrófagos no están básicamente para defendernos sino que son células de reciclaje celular para reparación de tejidos o de células muertas y  desechos (incluidos ciertos tóxicos). Los tumores tienen periodos de descomposición celular, otro descubrimiento de Hamer, en los que actúa el sistema de reciclaje celular para repararlos y limpiarlos. Por eso a veces desaparecen tumores sin explicación conocida hasta entonces. Parece ser que no existe el sistema inmunológico “defensivo” como tal, sino que es un sistema de reciclaje celular. Ello no niega que ciertos fármacos, que modifiquen el ambiente corporal, mejoren el proceso de reciclaje en contados tumores (ya en fase de reparación). En estos casos, que son pocos (melanoma y cáncer de riñón) el hecho de que disminuya o desaparezca el tumor posibilita que la persona resuelva el conflicto pronóstico, y con ello mejora de otras complicaciones clínicas, que son las que determinan finalmente la malignidad (clínica). Por eso  siempre recomiendo operarse los melanomas para no perder tiempo en evitar precisamente estas últimas complicaciones, no por el tumor en sí.

Hay evidencias de que cuando se produce un tumor (cualquiera de ellos) el origen está en las células madre o stem cell que tenemos todos (existen para reproducirse cuando es necesario). La multiplicación de estas células madre es necesaria por ejemplo para una restitución tisular pero también para producir los crecimientos tumorales. Y Hamer lo que explica es el “por qué la biología determina un crecimiento celular en cierto momento, que ,entre otras cosas, hay un cambio cerebral que lo posibilita, y que,eso depende de un hecho traumático, así como que todo ello está gobernado o centralizado en el cerebro.” Y según lo descubrimientos de Hamer la inflamación (que no es más que el primer mecanismo de reciclaje celular y de reparación tisular, y no algo maligno) aparece cuando la biología empieza a depurar el tumor. Pero con sus descubrimientos tambiésn se aclara que cuando el tumor se cronifica por las causas, var abajo (*), haya también inflamación crónica asociada.

La teoría del “error” en las células no está verificada aún, lo único que se ven son cambios genéticos que solo serían por mecanismo epigenético, la epigenética explica la causa del cáncer en un hecho en el entorno (como comenta este oncólogo). Vieron, dice este oncólogo, que ciertos cánceres tienen receptores de adrenalina. Y Hamer explica que los tumores regulados por cerebro antiguo crecen cuando hay un estímulo simpaticotónico del sistema nervioso vegetativo (2ª Ley biológica de la Naturaleza). Por tanto no me extraña que ahora ya crean queel sistema nervioso, en general, propicia el crecimiento del cáncer, y forme parte de la tumorogénesis…, pues ya se sabía hace mas de 30 años.

Hamer descubrió que el cáncer se relaciona con, como dice el oncólogo, choques emocionales fuertes y, como vuelve a decir, “lo que causa el cáncer no es la emoción, sino (…) esa situación personal negativa. Véase la Primera Ley Biológica de la Naturaleza. Las emociones no causan cáncer, esto no lo dijo Hamer, se lo han inventado otros. Las emociones son un síntoma psíquico en la fase simpaticotónica: mientras no se ha solucionado la causa “relacional” del cáncer.

Así me ha alegrado muchísimo que se hayan dado cuenta por fin de que, por ejemplo,tras la muerte de una persona que te rompe la vida, o tras la pérdida de un hijo, o tras la pérdida de un trabajo se producen  mecanismos fisiopatológicos que dan lugar al cancer, cosa que ya dijo Hamer hace más de 30 años. Parece que el Dr. Pere hubiera sacado estos ejemplos de las tablas de la Nueva Medicina: ver, en en su “Tabla Científica de la Nueva Medicina” los conflictos de pérdida, o de separación, o de contrariedad territorial, o el conflicto de carencia entre otros, que estan relacionados con estos tipos de shocks psicobilógicos que este oncólog nombra. Incluso dice que “si ese parado encuentra otro empleo es posible que el proceso canceroso continue”,  lo cual Hamer también explica po unna de dos razones que también descubrió

(*): estas son o la existencia de un “estímulo condicionado” que Él llama “rail”, o por una cronificación  debida a un programa biológico específico, y muy frecuente en las personas etiquetadas de cáncer, llamado “programa de colectores”. En ambos casos hay inflamación crónica.

Y como dice este oncólogo: El control mental de cada cual es determinante”. Por eso siempre digo que la Nueva Medicina  no es una terapia, ya que el resultado final en la persona  dependerá siepre, o de su situación social o de su autocontrol mental (en este caso cuando los problemas que activaron el programa biológico no tienen soución real). Es decir nunca dependen de un terapeuta.

Me ha alegrado mucho que este científico haga publicamente comentarios tan importantes por otro lado, aunque no lo supiera, para apoyar la teoría científica de la Nueva Medicina. Recordar que esta teoría descubierta por el Dr. Hamer es llamada ahora Germanische Heilkunde y que goza de 5 Leyes biológicas. Aunque aún nos queda mucho para que los señores científicos “oficiales” acepten estas cosas, y para que se nos deje de difamar a los que estamos científicamente de acuerdo con ellas, y para que se puedan difundir en grandes medios libremente, es decir, para que cambie el sistema de creencias o la cosmovisión.

Mi enhorabuena a este oncólogo que ya parece estar consiguiéndolo, y muchas gracias por su aportación.

CONTROL MENTAL

El poder usa el control mental para modificar creencias o para ocultar informaciones. Una forma de control mental es cambiar el significado a las palabras. En este caso hablaremos de la palabra seudoterapia. (más…)

Entre el 65% y el 89% de los protocolos médicos desaparecerán del sistema público

Fuente: Médical News 15.11.18

Además se podrá llevar a los tribunales a rectores, decanos y profesores universitarios

Entre el 65% y el 89% de los protocolos que se utilizan actualmente por los médicos en los hospitales y clínicas desaparecerán del sistema público. Y además muchos rectores, decanos y profesores universitarios podrán ser llevados a los tribunales por fraude, estafa e incluso delito contra la salud pública. Así se desprende al menos de la rueda de prensa conjunta ofrecida ayer por la Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social María Luisa Carcedo y el Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque al afirmar que en el sistema nacional de salud no podrá ejercerse ninguna “pseudoterapia”, palabra con la que definen a toda aquella que no cuenta con “aval científico” cuando no existe un solo organismo en el mundo que se encargue de tal cosa. De hecho la medicina convencional no es una ciencia y, por tanto, no puede hablarse de “medicina científica”. Lo que la avala es lo que se conoce en todos los organismos sanitarios –Organización Mundial de la Salud (OMS) incluida-, en las sociedades científicas y en las revistas revisadas por pares como “medicina basada en la evidencia clínica”. Tal es el parámetro internacional que se reconoce para dotar de credibilidad a una terapia, protocolo o fármaco.

(más…)