TAO

BLOG

Congreso

Próximamente se celebrará este congreso online:

Canales en telegram

Grupo MUSICA OPTIMISTA Y EMPODERADORA ANTIMONTAJE

Para publicar músicas que nos eleven el ánimo. En este montaje nos quieren quemar y una de nuestras armas es mejorar nuestro ánimo y la música es una buena ayuda para ello. Cuando estés desanimado te la pones y te olvidas del control mental al que nos intentan someter. Luego a seguir difundiendo la verdad e imaginando y creando soluciones, y luchando contra el mal. Cada uno en lo suyo puede aportar.

 

Canal: SUPERAR EL CONTROL MENTAL

EL MOMENTO MAS OSCURO DE LA NOCHE ES ANTES DEL AMANECER. Ya somos una masa crítica que vemos: afirmacionistas de la verdad, nos queda aumentar nuestro conocimiento para poder cambiar el sistema o, en su defecto, salirnos de él. Esta es una guerra de cuarta generación. Nos bombardean con informaciones falsas (neolengua fakes) y semifalsas (de intenciones ilícitas de los controladores) y también con entretenimientos apoyados por youtube y google solo para continuar el relato oficial. Seamos inteligentes y dejemos de atender esa basura desinformativa, centrémonos en lo que nos interesa. “Se les acaba el tiempo”.

 

Canal: Cursos NMG

En construcción. Canal de informaciones de www.cursosnmg.com

INCONTINENCIA FECAL EN ANCIANOS


TEMA INCONTINENCIA FECAL (resumen)

Incontinencia fecal es que se te escapan las heces. Porque el esfinter no cierra bien, esto es un programa de los esfínteres de ano:

  • El interno es endodérmico (realmente mesodermo de transición: en mesencéfalo, porque es músculo liso) por conflicto de no poder retener, en fase activa retienes demasiado ( se cierra: heces en lápiz) pero en pcl-a hay incontinencia un tiempo (se relaja demasiado).
  • El esfínter externo es de mesodermo moderno, es otro conflicto (de autodevaluación por no poder marcar el territorio), en fase-ca larga y sobre todo en pcl-a hay incontinencia: y esto a su vez puede activar (si no lo entendemos y nos preocupamos) el conflicto del interno “no poder retener”, y esto cierra el interno en fase-ca pero en pcl-a te da otra vez incontinencia hasta que pase la pcl-a.

Los viejos o ancianos institucinalizados hacen mucho los dos conflictos por situaciones injustas (esto no interesa al sistema aceptarlo: ni a los dueños de residencias, ni a auxiliares explotadas de residencias):

  • El de interno si se les escapan las heces (por ejemplo porque les tienen sin ir al baño porque no les ayudan a tiempo o porque llaman por la noche y tardan mucho en llegar)
  • Y el segundo por que no pueden marcar su territorio,

Entran en circulo vicioso. La convencional se inventa (seudociencia) que la incontinencia es un síntoma de demencia, cuando lo es porque no les permiten ir al baño a tiempo (porque no hay personal) y porque les han quitado su territorio y el mínimo que les queda (su habitación) nadie lo respeta y puede entrar cualquiera y en cualquier momento sin pedirles permiso.

Y luego encima, cuando se cronifica, les dicen que caguen en el pañal en vez de ayudarles a ir al baño. Todo por materialismo y por incomprensión de cómo funciona el cuerpo y por infravaloración de los ancianos, etc. Todo muy injusto.

ESTOS TEMAS SE COMPRENDERÁN Y SOLUCIONARAN CUANDO HAYA UNA VIDA MAS AMOROSA ENTRE LOS SERES HUMANOS Y AYUDARÁ MUCHO CONOCER LA Nueva Medicina del Dr Hamer o Ciencia Curativa Germánica: Hermanische Heilkunde y sus cinco Leyes Biológicas.

QUÉ ES CONFLICTO BIOLÓGICO Y CONFLICTOLISIS

Psique y cuerpo son inseparables, esto lo muestra Hamer, no lo descubre lo demuestra y se re-descubre. Entender qué es conflicto “biológico” es costoso porque se interpretó mal lo que descubrió Hamer. Se creyó que estaba hablando de que el problema es que tenemos “conflictos”, aunque él nunca dijo eso  y por eso desestimó su hipótesis del cortocircuito en el cerebro. Y se cayó en varios errores.

1. Error de creer que el conflicto es la causa de la activación del programa. El conflicto no inicia el programa, el programa se inicia en una situación si en la persona se produce un DHS, así de sencillo. Primera Ley Biológica.

2. Error de creer que si se activa un programa estamos hablando de un problema llamado enfermedad. Y error de creer que cada enfermedad corresponde a los síntomas de un solo programa.

Las “enfermedades” son nombres o etiquetas que le ponemos a la clínica de ciertas personas cuando es molesta o peligrosa, o en otras ocasiones a la clínica que “creemos” es peligrosa. Dos personas supuestamente con la misma “enfermedad” nunca tienen los mismos síntomas. Los síntomas de una supuesta enfermedad “a veces” son de un programa, pero pueden ser la clínica de varios programas a la vez. Los síntomas y signos se dan en cierta fase de estos programas (en unos una, y en otros otra). Los síntomas de cada programa dependen de otros factores, pudiendo ser desde casi imperceptibles hasta graves según: “intensidad y duración de un problema, o repetición o no de problemas”.

En las personas, ya sea por tener unos síntomas o por tener la etiqueta y las creencias por tenerla, se pueden activar otros programas (por creencias, miedos, reacciones físicas o emocionales) así como incluso por tratamientos incorrectos convencionales o no convencionales.

3. Error de no entender qué es el conflicto “biológico”. Que es un concepto mental o “forma de describir con nuestro lenguaje o mente racional”, un problema biológico que, entre otras cosas, pero no solo eso, implica también un sentir psíquico. Aunque el conflicto biológico no es solo el sentir biológico, este es sólo su parte psíquica, y la persona no siempre lo identifica porque puede ser inconsciente.

4. Error en creer que “hay que resolver estos conflictos”. Puesto que no son la causa de nada y puesto que, tampoco, son un problema psicológico. Los conflictos ni los resolvemos nosotros ni otro nos los resuelven. Los conflictos o el conflicto está o no está, lo tenemos o no lo tenemos, en ciertas fases del programa. Y el concepto mental de “conflicto biológico” explica algo físico y psíquico a la vez (biológico), que existe en la fase-ca, deja de existir en la pcl, y vuelve a poder describirse en la crisis epileptoide (c.e.).

5. Error de creer que los conflictos, como creemos que hay que tratarlos, hay que usar una terapia para ello. Las terapias solo tratan a la persona, unas actúan en lo físico, otras en lo energético y otras conversan con su mente consciente. Y la persona si responde a esa terapia cambia en su biología (física, química, energética, mental o comportamental). Cuando la persona cambia puede tomar acciones o hacer cambios que antes no podía, ello, en ocasiones, puede ayudar a que se le resuelvan problemas.

Hamer descubre que cuando hay un evento vital que, por cumplir ciertas condiciones descritas en la 1ª Ley Biológica, hace que ocurra un evento biológico llamado DHS, este inicia un programa. A la primera fase de dicho programa la llamó “de conflicto activo” pero no dijo que esta fase la causara el conflicto, sino que en esta fase tenemos el conflicto. Para pasar a la segunda fase, de restitución, se tiene que dar la “conflictolisis” o resolución del conflicto. Pero, esta conflictolisis se dará si hay otra situación vivencial que implique que desaparece la urgencia biológica.

Resumo:

  1. Evento por una vivencia. Si cumple unas características (1ª Ley) se produce DHS.
  2. Se entra en fase-ca, que cursa con existir un conflicto biológico.
  3. Si hay un nuevo evento vivencial que nos resuelve el problema de supervivencia, se dará el evento biológico conflictolisis.
  4. Tras ella (2ª Ley) pasamos a una segunda fase llamada fase-pcl de restitución o reparación y solo si se acaba esta segunda fase se acabará el programa y se volverá a las condiciones iniciales.

Hay programas que se alargan o personas que empiezan a tener más programas y complicaciones.

Lo que enunciamos (en las tablas) como el conflicto biológico en realidad se podría enunciar o describir también como

  • La necesidad para sobrevivir de una función mayor del tejido en ese momento, o
  • La falta o no uso de una función a causa de un problema con el entorno. En los programas de tejidos de mesodermo moderno.

Se describen o enuncian como un problema biológico, pero nosotros nos hemos confundido creyendo que son un problema psíquico. Vamos a intentar explicar esto, y que es la conflictolisis, con el programa del parénquima hepático en el siguiente artículo.

En la naturaleza el animal si no puede comer porque no hay comida (evento en el entorno y vivencia), y la cosa le supera como para producirle DHS, entonces se activa el programa de hígado en su fase-ca. Esta fase-ca tiene un sentido biológico: es para poder soportar fisiológicamente la situación un tiempo y también tener más capacidades para intentar resolverla cuanto antes. Hay hambre porque no hay comida. Y, si se le activó el programa, necesita aprovechar al máximo los alimentos hasta que haya más comida y para ello aumenta el hígado para intentar aprovechar los pocos nutrientes que haya, también hay simpaticotonía para que el animal tenga más fuerzas para actuar y buscar comida.

Solo si hay otro evento vital que le permita conseguir comida (por ejemplo, si encuentra caza) su programa pasará a la fase pcl, entonces entrará en vagotonía, y ahora “no hay conflicto”. Pero el animal no ha resuelto su sentir ni su conflicto biológico, lo que ha tenido que resolver es la situación de no existencia de comida, mediante la acción de cazar y de comer.

Al conflicto que se siente o que enunciamos para describir el problema se le podría haber llamado sólo conflicto por hambre. Pero Hamer lo denominó, sin embargo, “miedo a morirse de hambre o conflicto por la propia subsistencia”, no sé si los animales tienen eso que entendemos nosotros por “miedo”, o si existe además otro miedo ancestral y bio-lógico. Lo que sí es claro es que, en el humano, se activa este programa más veces por una situación que implica miedo a tener hambre, que por el hambre en sí. Pues en el humano la situación que activa el DHS no suele ser pasar hambre, sino perder el trabajo, quedarse sin dinero, o no conseguir una plaza fija, o ser diagnosticado de tumor intestinal (por poner unos ejemplos)[1].

Hay un DHS en una situación concreta que nos supera, por ejemplo, el día que pasa algo o nos lo dicen, etc., y tenemos el DHS. Y, cuando se activa el programa, y ya “tenemos” el conflicto”, no es que lo pensemos es que “sentimos como realidad” ese miedo, aunque no sea consciente. Hay un miedo ancestral y bio-lógico, una urgencia biológica que, aunque no la pensemos conscientemente, existe, y es un síntoma psíquico de tener ese programa. Aunque la parte física del programa biológico (crecimiento hepático) está diseñado en la naturaleza para situaciones de hambre, como no existe otro para estas otras situaciones sociales humanas, se activa el mismo programa sin tener aun hambre.  

Pero siempre que hay una activación de programa hemos dicho que es por una situación tras un DHS o shock psicobiológico, no por un conflicto. El conflicto es el síntoma de tener ya activado el programa y en la fase-ca o en la c.e. Y ahora entendemos que en nosotros la situación puede no ser solo la objetiva de no haber comida y ser difícil encontrarla, tenemos además algo que no tienen los animales, nuestro entorno mental, las creencias. Y creo que las creencias son parte de nuestra situación natural que desencadena el DHS. Por ejemplo tendríamos la creencia de que “no tener trabajo o dinero, es igual a no tener comida”, o en el otro caso, la creencia de que “no conseguir plaza fija es no tener trabajo”. O la creencia de que “tener un tumor intestinal me implicará no poder comer”. Porque la mente (también la superior o consciente) es también biología[2]. Así en el humano la situación que puede llevar a un DHS es más compleja que la del animal, porque también estaría compuesta por sus creencias. Estas creencias formarían parte de nuestro “entorno” que llamo entorno “virtual o mental”, entorno que no tienen los animales.

En el animal para pasar a pcl, o que en la biología se de la conflictolisis, con conseguir comida le basta. Y hemos dicho que tiene que cambiar la situación que causó el DHS, pero que en el humano la situación puede ser de otro tipo también, y por eso que en el humano para pasar a pcl pueden ser necesarias otras cosas. Es suficiente con que cambie la situación vivencial en el entorno real (volver a tener trabajo, o dinero, o conseguir la plaza). Pero, si esto no es ahora posible, en nosotros la situación también podría cambiarse, si cambiara el entorno virtual o mental, anulando la o las creencias involucradas. Como esto no se puede conseguir pronto cuando uno está con el estres (por otras creencias) de “tener” una enfermedad, entonces lo primordial ahora es disminuir ese estrés, para minimizar el conflicto y para que, una vez más tranquilos, podamos ver más fácilmente que nuestras creencias no son inmutables. Por eso Hamer recomienda compartir nuestro problema con los seres queridos o con gente que lo escuche, hablar el problema (contar porqué tengo yo ese conflicto). En este caso van surgiendo pequeñas soluciones, por ejemplo: si oímos que nos ayudarán si fuera necesario, si nos hacen entender que nuestra creencia no es del todo cierta, o de muchas otras maneras. Cualquier cosa que nos haga disminuir ese estrés (que se acompaña de un miedo ancestral) ayudará a minimizar el conflicto, y poco a poco igual la persona entiende que, aunque no tenga trabajo, o plaza fija, ello no va a significar que se tenga que morir de hambre, o en el otro caso entienda que una vez operada del tumor intestinal ya no tiene riesgo de no nutrirse. Y a lo mejor un día anula una creencia y se da la conflictolisis: porque ha cambiado su situación (entorno) “mental”.

Y de no ser así rápidamente, al minimizar el conflicto el tumor deja de crecer, y aunque su programa aun no ha pasado a pcl, disminuye su miedo por la creencia en la enfermedad maligna y esto disminuye su estrés. O a lo mejor tiempo después, cuando tenga menos estrés, por ejemplo, reconoce que no se está muriendo de hambre, o ahora entiende que en ese trabajo no iba su vida, o ve que puede tener o conseguir otro, o lo que sea…, o en el otro caso, si comprueba que el tumor realmente no crece (pues hay gente que tiene otra creencia: que los tumores siempre crecen) entonces, de repente un día hay conflictolisis por fin. Y decimos que “la persona se ha relajado”.

La gente que no es mental, gente que vive en contacto con la naturaleza, a veces resuelven más pronto, y al explicarles el programa y su sentido biológico y porqué se ha activado, o simplemente al relacionar una cosa con las otras, dicen: ¡ah, sólo es por eso! Y dejan de preocuparse y puede haber conflictolisis más pronto. Porque en ellos las otras creencias, aunque las tengan, no les determinan tanto, porque no son tan arraigadas, o porque además tienen otras como: yo sí puedo, la familia puede ayudarme, siempre hay un plato de garbanzos, lo más importante de mi vida no es este trabajo o el estatus sino la salud y las relaciones y mi paz y tranquilidad, etc.

Hay que entender que nuestra biología es un hardware y un software que funcionan así, y que incluye también a la mente superior. Y no hay que juzgarse, es normal que tengamos esa programación tanto biológica inferior como superior (la mental humana).  En el mundo animal siempre hay un cambio en el entorno natural o social para que desaparezca la urgencia biológica, pero en el mundo humano además del entorno natural y social, tenemos el entorno mental superior y este es el más trabajoso de cambiar.

Esto no consiste necesariamente en hacer una terapia, consiste en que la persona entienda lo que se le ha activado, cuando, porqué situación, para qué su biología hace eso, etc. Y ella misma pueda resolver aquello que tiene que resolver, o en su defecto, minimizarlo hasta que pueda cambiar su situación. Hay personas que, si lo quieren, además de informase, como suplemento “se tratarán” para ayudarse. Pero la única utilidad del tratamiento, si lo hacen, es para luego ser capaces de hacer cambios, en su medio físico, social o mental, que les ayuden a que se de la conflictolisis, no para resolverles el conflicto, son ellas las que tienen que cambiar su “situación” para que el conflicto “desaparezca”. A esta desaparición del conflicto le llamamos conflictolisis, se da en la biología, no la producimos nosotros ni nos la produce otro, nosotros producimos el cambio en nuestra situación (natural, social, o en nuestras creencias) y lo hacemos (nosotros), nuestra biología experimenta la conflictolisis.


[1]¿Podría ser que incluso sin habérseles diagnosticado de tumor intestinal y sin causar aún ninguna desnutrición se activara el tumor hepático?, pero yo esta posibilidad aún no la he verificado, solo lo he visto como mucho en casos que ya había desnutrición o en casos que ya había otra situación que si provocaba miedo a morirse de hambre.

[2] Carl Gustav Jung.

La prueba que usan es seudociencia

Para diagnosticar una enfermedad infecciosa en un individuo se debe disponer de una prueba que se llama prueba de diagnóstico directo, con 100% de sensibilidad y de especificidad, en infecciones esta suele ser la visualización al microscopio del agente infeccioso.

Pero como un diagnóstico directo a nivel poblacional sería costoso y lento, se suele usar una prueba de diagnóstico no directo.  Este segundo tipo de prueba debe superar un Gold Standard que es lo que la valida científicamente como útil. Para validarla hace falta disponer de un diagnóstico certero, con un 100% de sensibilidad y de especificidad (ver más abajo), que no es más que la prueba del diagnóstico directo antes dicha.

Se hace un sencillo estudio. Se toma una muestra de individuos, donde un grupo de ellos tienen la enfermedad (positivos en la primera prueba) y otro grupo no tienen la enfermedad (negativos en la primera prueba). Por tanto, es necesario disponer, si o si, de la primera prueba (la del diagnóstico directo). A su vez a todos esos individuos se les ha hecho además la prueba que queremos validar y que todavía no sabemos si se puede usar o si no es científico usarla.

Para saber si esta segunda prueba es científica, una vez hechas las dos pruebas a todos los individuos, obtenemos unos simples datos estadísticos de la segunda prueba que deben superar unos estándares. Estos datos se denominan: VP (verdaderos positivos), FP (falsos positivos) VN (verdaderos negativos) y FN (falsos negativos), porque los valores utilizados a la hora de determinar el gold standard de una prueba son frecuentemente las variables estadísticas de sensibilidad y especificidad: sensibilidad = VP/VP+FN y especificidad = VN/VN+FP, ambos valores se expresan en porcentaje.

Es decir, si no disponemos de la primera prueba no podremos saber nunca si la segunda es válida como prueba indirecta o no lo es. En el caso que nos ocupa ¿qué prueba se ha usado como diagnóstico directo para validar la prueba que todos sabemos?, no conozco el estudio donde se demuestre que la prueba haya pasado el gold standard.

Por tanto, de ser así, no podemos saber la probabilidad con que los positivos que da son verdaderos o falsos positivos o con la que los negativos que da son verdaderos o falsos negativos.

Y lo que es más importante: si no hubiera pasado el gold standard el hecho de tener esta prueba positiva o negativa no serviría absolutamente para nada.

18.12.2020 AÑADO ARTÍCULO DE LA OMS donde se ve claramente que están mintiendo, pues es imposible calcular los valores predictivos de esta prueba sin tener el gold estandar. En este artículo se lavan las manos por si acaso. Lo más importante que dice (indicado a todos los médicos que creen en esa pruebecita y le dan un valor que no tiene) es esto :

4. Considere cualquier resultado positivo o negativo en combinación con el tipo de muestra, observaciones clínicas, historial del paciente e información epidemiológica“.

Fuentes:

https://www.who.int/news/item/14-12-2020-who-information-notice-for-ivd-users

Explicación en este link.

SÍNTOMAS

Hace poco se ha dejado difundir una lista confeccionada por la S.E.M.G., cuyos médicos aseveran que ciertos síntomas son de esta enfermedad, síntomas que siempre se han visto en medicina primaria.  Alguno de ellos podría tener que ver con esa “enfermedad”, pero también a lo mejor ninguno de ellos, o podrían ser por otras causas. Lo que es cierto es que estos síntomas se pueden explicar con las cinco Leyes Biológicas pues se dan por problemas y circunstancias que, en esta crisis, ha sido muy probable sufrirlas por muchos de nosotros, pero no porque la enfermedad haya mutado y ahora dé otra clínica o se den por un virus. Creo que estos síntomas, u otros, aumentarán en frecuencia o en intensidad, en dependencia de los problemas, o soluciones, que vayamos teniendo que afrontar en el futuro. Por lo que sería muy bueno que la gente se informara de la Nueva Medicina para poderlos afrontar sin pánico desde un punto de vista no alarmista.

Estos síntomas son los que se enumeran posteriormente:

Cansancio. El cansancio puede tener diferentes explicaciones, pues hay diferentes tipos (como la astenia, la fatigabilidad, o la pérdida de fuerza, o la vagotonía…). Una causa de cansancio, astenia y fatigabilidad a la vez es el programa de corteza suprarrenal (tejido de mesodermo moderno), que se activa por un DHS con conflicto de “haberlo dado todo y ahora haberlo perdido”. En este año anterior mucha gente está perdiendo trabajos o, como poco, ingresos, ya he visto varios en mi asesoría. Este conflicto también se puede producir por asociación mental, por ejemplo, en alguien que se da cuenta que ya no se puede apoyar en las creencias que tuvo toda su vida debido a lo que está ocurriendo, y por ello ahora no sabe cómo seguir interpretando la vida. Otras causas de cansancio son el haber resuelto cualquier conflicto que ha sido importante, pues esto siempre conlleva una vagotonía que cursa con gran necesidad de descanso. También hay cansancio en una u otra de las fases de otros programas, por ejemplo, los asociados a conflictos de autodevaluación profunda (por pérdida de fuerza muscular en unos, o por anemia en otros), o en programas que cursan con el conflicto de estar derrotado o de sentirse incompetente (en estos casos con insuficiencia cardiaca que es temporal y por tanto reversible). Otra causa es una situación que nos cause un conflicto de rendición o de resignación, de tener que tirar la toalla (cuando se activa el programa del tálamo) que produce agotamiento por cambio metabólico. También el miedo a la muerte producirá un cansancio por fatigabilidad, en la fase pcl-a que es por insuficiencia respiratoria (que también es temporal y reversible). Y otras veces no es cansancio sino una balanza depresiva lo que tiene la persona (que se produce por conflictos territoriales: el más evidente la pérdida de trabajo o de bienes). Entre otras posibilidades.

La cefalea (dolor de cabeza). Como el anterior también puede ser de diferentes tipos. Dos de las más frecuentes que se están viendo estos meses son, la cefalea tensional, que aparece tras solucionar conflictos que nos han tenido tensionados muscularmente, o la cefalea por edema cerebral, tras solucionar conflictos que han sido muy relevantes para nosotros y que habían acumulado importante “masa de conflicto” que, por ello, ahora tienen mucho edema cerebral. En el caso del edema cerebral hay sensación de embotamiento mental. 

Depresión. La llamada balanza (cerebral/hormonal) depresiva descubierta por Hamer, se da en conflictos “territoriales” como hemos comentado. Uno es el de amenaza territorial / susto territorial, otro el de pérdida de territorio / o por pérdida de pareja también. El tercer tipo es por situaciones de sometimiento injusto / no se tiene en cuenta mi rol (que Hamer denominó contrariedad / identidad), y el otro conflicto territorial, también bastante frecuente en esta crisis, es el causado por tener que poner límites a los otros para proteger mi territorio. Son tantas las posibilidades en situaciones que hemos pasado estos meses, que es casi imposible que cualquiera de nosotros no hayamos tenido alguno de ellos, o los estemos teniendo ahora. Posibilidad de, o pérdida ya sucedida, económica o laboral, o miedo a ser agredidos (amenaza de vacuna, confinamiento, multas…). Sometimiento a medidas no justas. Tener que marcar límites, por ejemplo, defenderse ante otros por nuestra actitud en desacuerdo, o por miedo a que se me acerquen u sean “infecciosos”, o porque me quieran imponer cosas que no quiero… Etc. A su vez estos conflictos, sobre todo los de pérdida territorial, tienen que ver con el aumento del número de suicidios.

Mialgias. Los dolores musculares se dan tras haber pasado conflictos de autodevaluación de no ser apto o de no tener fuerza física para hacer cosas, o que pueden ser, por asociación, cuando tenemos el sentimiento de “no puedo físicamente con todo esto o con tanto”. Los programas también se pueden activar por falta real de fuerza: tras la falta de ejercicio y de suficiente movimiento. También se pudieron dar por hacer más de lo que podíamos (haber estado sobrepasado por la situación). Otra segunda causa es el programa motor, se activa en situaciones de estar impedido en el movimiento, de estar “atado de pies y manos”. Por ejemplo, por tener que hacer algo obligadamente o por no poder hacer en otros casos ciertas cosas, pero siendo la situación la que me paraliza, o ata o me hace sentir atado no el que yo no pudiera hacerlas físicamente.

Disnea. Es la sensación de falta de aire. Se da en diferentes fases de los programas con conflictos de: amenaza o susto territorial ya comentado (que se asocia a posibilidad también de neumonía “lobar”), de miedo a la muerte (otro tipo de imagen neumónica que es más diseminada), por sentirse derrotado (con insuficiencia cardiaca pasajera, que se da sobre todo en la fase de recuperación), o de autodevaluación (cuando producen anemia). También por de pérdida territorial, donde se puede producir arritmia cardiaca en unos casos, o tromboembolismo pulmonar en otros.

Recordar también que las Cinco Leyes nos hacen comprender perfectamente la fisiopatología de estos síntomas y que hacer para superarlos, pues si se siguen unas reglas o se evitan las causas de cronificación acabarán desapareciendo, sin eludir los tratamientos paliativos, que usa la medicina hospitalaria, cuando son necesarios y solo durante el tiempo que son necesarios.

Artralgias. Son el dolor de articulaciones.Se dan en fase dereparación inflamatoria tras haberse afectado o sentido frustrado por la imposibilidad de algo en situaciones variadas, de un tipo u otro según la articulación afecta, en programas que afectan al hueso articular o a tejidos articulares. Por ejemplo, no poder ciertas cosas como: no ser capaz físicamente (rodilla), no poder tener la relación que quiero (hombro), o soportar una situación (cadera), o conseguir más en mi deporte (articulación más usada), o en mi actividad o trabajo (manos), o por situación inestable o insegura (tobillo)…  Habiendo multitud de posibilidades más. Es decir, muchas de las situaciones que hemos podido vivir este año.

Falta de concentración atención. Sobre todo, se da por padecer el síntoma consternación, propio de la constelación con focos de Hamer en el tronco cerebral. Con consternación la persona no tiene un pensamiento claro, no puede ocuparse de tantas cosas en el mismo tiempo que lo hacía antes, hay estupor u ofuscación, o se siente desconcertado y se aturde fácilmente ante el estrés. Los más frecuentes son los programas con conflictos de bocado: que se dan en nosotros cuando hay conflictos por situaciones que tienen que ver con el sustento, el trabajo, o el dinero, y con el sentimiento de no poder conseguir, “tragar”, “digerir” o “eliminar” eso que me ha pasado.

Pero el conflicto que más consternación produce es el de estar en medio no adecuado para poder sobrevivir (por ejemplo, se creemos que el aire es peligroso), o el de sentirme fuera de mi medio (puede referirse al medio familiar, social, laboral, económico, sanitario o de otro tipo), o el de sentirse mal cuidado si enfermo, y muchas otras posibilidades, pues estos conflictos de endodermo son más inconscientes y cuesta más entenderlos a veces. Por ejemplo, se puede activar también si tenemos carencia económica, o no tengo ayuda, o me siento solo, etc.  Con lo que se activa el programa de colectores renales, que cursa, además de con consternación, con desorientación. Además, este síntoma exagera otros síntomas psíquicos de otras constelaciones: y se agravan los miedos, son peores las crisis de ansiedad, o la megalomanía, los síntomas paranoides, etc., etc.

Otra posibilidad de falta de concentración y atención es lo que llamamos coloquialmente tener la mente “embotada” y ello es por edema cerebral, propio de la fase de reparación (y de necesidad de descanso) de cualquier programa en fase de reparación, ya sea porque tuvieron alta intensidad o por la localización en el cerebro que causa obstrucción de líquido cefalorraquídeo en otros casos. Esto aparece en mayor o menor medida con cualquiera de los programas que estamos viendo y generalmente no es diagnosticado por la medicina oficial. En este caso va muy bien mantener la cabeza más alta que el cuerpo, ponerse frío en la cabeza, tomar algún simpaticotónico como el agua de limón o el café natural y descansar a veces necesitándose días.

Dolor de espalda.  Si nos referimos a la lumbalgia, se da tras resolver conflicto de autodevaluación por no tener apoyo. Otras veces, es por haber pasado tensiones musculares, en estos casos por otros conflictos de autodevaluación diferentes o por conflictos de “sentirse atado” que afectaron a los músculos del raquis.

Presión precordial y torácico. Aparece en conflictos de pérdida del territorio (pérdida de dinero, trabajo, posesiones) o de pérdida de pareja. Pero a veces pueden ser de causa esofágica (otro tipo de conflictos de no poder tragar, “tener atragantado algo”, o similares). Y en conflictos de autodevaluación por no poder respirar libremente, o por no poder actuar con libertad entre otras posibilidades que afectarán a la pared torácica.

Ansiedad. Se produce en las crisis epileptoides de programas que tienen foco frontal o a veces occipital. Los primeros son conflictos de diferentes tipos: de susto frontal (algo malo que ocurre de repente y ya es inevitable), de oposición (con resistencia o con repugnancia a situaciones, un ejemplo puede ser por tenerse que poner una mascarilla que sabemos es contraproducente y no queremos), o de susto o amenaza territorial (por ejemplo, si hay amenaza o riesgo de perder el trabajo o ingresos). También ciertos casos de “algo me huele mal”, o también el llamado conflicto nasal (ej.: porque me meten el hisopo, o miedo a respirar aire “contaminado”) aunque hay muchas posibilidades o ejemplos posibles. Los otros miedos se dan cuando se nos amenaza, persigue o cuando tenemos miedo a que pasen cosas malas que no podemos prever, pero de las que hemos tenido amenaza: como multas, confinamientos, denuncias de vecinos, ataques, persecuciones…

Febrícula. Aparece cuando resolvemos programas endodérmicos, que son muchos (los de bocado y colectores antes nombrados), o también los de ataque a la integridad, ataque al tórax o al abdomen, o por ser mancillados, o de preocupación por pareja, madre o hijo.

Tos.  Puede ser de bronquitis o laringitis: dándose en fase de reparación, cuando se ha resuelto un conflicto biológico de amenaza territorial o de susto territorial.

Fallos de memoria. Tienen que ver con separaciones de seres queridos (conflictos de pérdida repentina del contacto físico). Ese síntoma es mayor si hay consternación.

Dolor en cuello. En conflictos de no ser apto intelectualmente, o que no me lo reconozcan, y también por tener que agachar la cabeza por injusticias, entre otros.

Diarrea. En programas con conflictos de no digerir, no absorber o no eliminar ciertas cosas (malas faenas).

Palpitaciones. Sobre todo, conflictos de pérdida de territorio, de pareja, pero también en situaciones de creer que la sangre no circula o “la vida no me fluye suficientemente”.

Mareos. Una causa posible que he visto es por pensar que a uno le van a parar, o echar para atrás cuando tiene que moverse a otra localidad. El mareo (tipo vértigo) puede aparecer al haber conseguido llegar a ese sitio si habíamos activado ese programa. Pero hay otras posibles causas, por ejemplo, en situaciones con caída, de casi caída, de ver caer a otros, de sentir que el otro nos puede empujar agresivamente o tirar, etc. También se pueden sar por el edema cerebral ya comentado tras resolver conflictos, o en conflictos con hipoglucemia (oposición).

Hormigueos. Se dan en programas con conflictos de separación que es muy grave o dolorosa para nosotros.

No se pueden explicar las situaciones clínicas en un artículo, me he limitado a nombrarlas y a poner algunos conflictos para síntomas que nos pueden estar ocurriendo. Simplemente para hacer comprender que no se tienen porqué atribuir a un virus.

Todo médico o interesado en comprender la Nueva Medicina descubierta por Ryke Geerd Hamer, nunca refutada científicamente, la puede empezar a estudiar leyendo las dos principales obras del Dr. Hamer (El Testamento de una Nueva Medicina, Las Cinco Leyes Biológicas, y La Tabla Científica de la Nueva Medicina que, dentro de sus obras, son los dos textos más completos).

Javier: Herráez-González

SEUDOCIENCIA

Una prueba sin gold estandar no sirve para diagnosticar nada. Lo mas descarado fue que dijeron de esa prueba “es el gold standard” en reportes médicos… Repugnante.

El siguiente es un artículo científico de verdad: Review report Corman-Drosten et al. Eurosurveillance 2020. Explicado en el siguiente artículo: El fraude de las PCR al descubierto (1)

El documento de Corman-Drosten presentaba “graves” deficiencias.

La seudociencia se está poniendo en evidencia.

Cuando vi que la medicina teórica era un cúmulo de hipótesis no demostradas, y que la medicina práctica era, en muchos casos, un proceder peligroso debido a su obediencia a protocolos, creados por las farmacéuticas para su beneficio, entonces dejé eso. Porque eso no es medicina, sino la forma de opresión o de dictadura seudo científico sanitaria que no mejora la salud poblacional. La medicina fue secuestrada desde el inicio del último siglo, cuando los plutócratas la pervirtieron en algo a su servicio y de sus ideologías de control. La medicina casi se perdió, aunque ahora la practican, como pueden, los outsiders. Y la “medicina”, a lo largo del último siglo, acabó convirtiéndose en una herramienta del poder, para que el “trabajador – productor – consumidor” falte lo menos posible al trabajo, mediante tratamientos sintomáticos, pero sin importarle nada su calidad de vida. Cronificando enfermedades y teniendo a la población dependiente del sistema. Todo ello desde el informe Flexner.

Pero la seudociencia, como mentira que es, no podrá durar mucho, y sus patochada final, su despropósito descomunal al que estamos asistiendo, va a destapar por fin la farsa. Hemos llegado al punto, sobre todo con la inestimable ayuda de los “fake” media, complementada con la ignorancia general, y todo ello, con la complicidad de las instituciones seudomédicas y de los adoctrinados e ignorantes funcionarios médicos,  de que la gente acepte que son necesarias medidas seudocientíficas, que nadie ha demostrado como útiles, incluso de que no cuestionen su principal consecuencia, que está siendo el desplome de la economía y el de la poca libertad que tenían los hombres adoctrinados.

Pero sin embargo conseguirán que los hombres libres recuperen su soberanía. Porque no hay mal que por bien no venga, y esta absurdez caerá por su propio peso. Pues se está diagnosticando menos, se está tratando menos, y ello está llevando a la caída en la mortalidad general, o al menos así parece, cosa que estoy deseando comprobar a final de este año. Pues si no te diagnostican y das una oportunidad a tu cuerpo a que se cure, sin activar programas de miedo, frustración o toxicidad, entonces sobrevives más.

Cuando la gente se haga consciente de todo ello, tarde o temprano, a ellos se les caerá el chiringuito delante de sus narices. Y mientras tanto, no nos dejarán más remedio que formarnos en autogestión de nuestra vida, nuestros cuerpo, mente y alma, y con ello habrán contribuido, ellos mismos, a la caída de su sistema seudomédico.

LA CCG ES FACIL, AUNQUE DIFICIL DE COMPRENDER

Desde que empecé a estudiar siempre comprendí que mientras no entendiera algo se me iba a olvidar, así la historia se me olvidaba siempre por lo que decidí no estudiarla, ya que no entendía nada, e iba aprobando por los pelos por métodos poco convencionales. Luego me alegré pues ahora sé que la historia está falseada, es decir habría estudiado un cúmulo de errores para nada. Sin embargo, las matemáticas o la física, puesto que las entendía, las estudiaba solo el dia anterior y siempre sacaba buenas notas.

En medicina con las asignaturas básicas tenemos herramientas para entender, aunque, como al sistema farmacéutico no le interesa que se sepa todo, cuando comienzas a estudiar clínica se ocultan ciertas cosas o se omiten o se tergiversan o se dan por hecho miles de hipótesis. El “ministerio de la verdad” ha hecho un buen trabajo durante décadas. Al final nadie entiende nada, de tal forma que los que mejores notas sacan son solo los que mejor memorizan datos.

En la primera facultad que estudié hubo un conato de integración, pero se quedó sólo en lo que se llamó el examen “integrado” que, aunque estaba bien y servía para seleccionar a los que sabían más, nunca sirvió para seleccionar a los que sabían mejor, y tampoco nunca se impartió medicina de forma integrada. Así que, seguimos sin entender muchas cosas.

Llega hasta tal punto la incoherencia de todo lo que estudiamos, que denominamos enfermedades con nombres de cambios fisiológicos: “tiene Ud. una conjuntivitis”, o con nombres de síntomas, “tiene Ud. una gonalgia”, incluso a resultados analíticos: “es que Ud. tiene hipercolesterolemia”, o a secuelas que se confunden con el nombre de la enfermedad inicial “tiene Ud. una artrosis”. Y como los pacientes no pueden comprender entonces algunos hasta se inventan cosas para intentar explicarles: “tiene Ud. el corazón más grande que la caja”, o damos explicaciones anodinas: “eso es por la edad”, “eso será psicosomático”, o ponemos nombres rimbombantes a cosas inexplicadas: “esclerosis múltiple”. Y hasta nos inventamos calificativos como “incurable” para esconder la incapacidad de entender porque la gente no se cura.

Con la CCG he comprendido medicina. Aunque al principio cuesta muchísimo estudiarla, sobre todo a los cuadriculados médicos por la gran disonancia cognitiva que nos produce, no porque no sea razonable, sino porque choca con los dogmas que tenemos “creídos” gracias al adoctrinamiento farmacéutico.

Pues al estudiar CCG, una vez superado el frustrado intento de memorizarla y ver que no entiendes nada así, te “enseña” que tienes que empezar a “entenderla”. A la vez que la empiezas a entender cada vez la aprendes más y quieres aprender más. Pues para entender un programa tienes que saber o consultar de embriología descriptiva que te ayuda a entender la histología y con ello, a su vez, si sabes de fisiología, comprendes la clínica, etc., etc. En CCG la patología y la clínica es una ampliación totalmente lógica de la fisiología, y para entender unas disciplinas tienes que conocer de las otras.  No solo la anatomía o la función física, no solo de clínica física, debes comprender también la función mental, y te das cuenta que además existe una psique que compartes con los animales inferiores, pero también un pensamiento superior para entender los conflictos que solo hacemos los humanos por asociación o virtuales. Por si fuera poco, los síntomas te ayudan a diferenciar diagnósticos, y con el diagnóstico aprendes a prever síntomas, o con la evolución a diagnosticar pronósticos, que no existen pero que se puede calcular su probabilidad, etc. etc. Llegas a un punto que al historiar igual te da apuntar un síntoma (que significa cierto diagnóstico y cierta fase evolutiva), que preguntar un sentimiento o un evento experimentado (que implica cierta probabilidad de una activación o de una solución de conflicto). Y tienes que ordenarlo todo cronológicamente también. Finalmente, lo más alucinante, es como al preguntar a un ser humano por un síntoma, sin darse cuenta te cuenta una experiencia, o cuando le preguntas por una experiencia te vuelve a hablar de sus dolencias, ya sean físicas o humanas. Ellos mismos te dan las explicaciones sin saber de CCG, porque, al ser real lo que se siente y como funciona todo, se conocen inconscientemente las causas.

Y, al final, de repente te das cuenta que la medicina no se puede compartimentar y acabas aprendiéndola, tu solo, ahora sí, “de manera integral”, pero ya no solo con las asignaturas médicas, sino que, incluso, empiezas a tener que aprender de otras para ir entendiendo más: biología, antropología, lingüística, etología o ¡que sabe Dios!

La medicina especializada sirve para unas cosas muy técnicas pero la medicina real solo lo es cuando consigue estar perfectamente “integrada en la vida”. Y eso es lo que descubrió Ryke Geerd Hamer.

CRONIFICACIONES Y AGRAVACIONES DESDE LA C.C.G.

Entender cómo se complican los seres humanos diagnosticados de enfermedad grave, es importantísimo para poder valorar la situación general de la persona. Vienen con un diagnóstico, pero no se trata solo de atender ese programa y ese conflicto, hay muchos más que debemos saber diagnosticar a tiempo y atender. Daremos ejemplos de todas estas posibles situaciones.

No se crea que por saberse las tablas o el funcionamiento de los programas Ud. ya sabe CCG. Hay que entender qué railes saltan en antiguo paradigma: por una frase del médico, por algo que leo en internet, por una incapacidad, por un pensamiento, por muchas razones. El afectado tien que aprender a enfrentarse a miedos, a incapacidades, y ello es costoso.

He querido hacer este compendio de tres temas que impartimos en el curso de nmg (www.cursosnmg.com) por ser importantísimos para entender por qué la gente, que aún no conoce bien la nueva medicina, y también, la gente con diagnósticos creídos enfermedades incurables, se curan menos.

El problema que tenemos es que muchos que están en antiguo paradigma creen que hacer CCG es ir a un “chamán” para que me cure. El no haber cambiado de paradigma y el tener esta creencia errónea: que es el terapeuta el que me va a curar, aumenta la posibilidad de que la persona haga más complicaciones y agravaciones aún. Por tanto, hago un aviso a los asesores en nueva medicina para que aprendan a diagnosticar el paradigma real en que está la persona, porque muchas de ellas, en antiguo paradigma, deberán ser redirigidas a terapeutas de antiguo paradigma para que tengan alguna posibilidad.